Parques Nacionales de Sudáfrica

Parques Nacionales de Sudáfrica

Sudáfrica cuenta con una de las gamas de espacios protegidos más importantes del continente africano, haciendo de este destino uno de los principales en el mundo del safari.

Repartidos entre varias consideraciones y niveles, los más importantes son los Parques Nacionales, que albergan una flora y fauna tan diversas como lo es el propio estado sudafricano. Del mantenimiento de los Parques Nacionales se encarga la agencia South African National Parks (SANParks).

 

Lista de Parques Nacionales de Sudáfrica

Algunos de los Parques Nacionales sudafricanos se han convertido en Parques de la Paz, lo que implica un carácter transfroterizo, y por lo tanto no son administrados por SANParks.

Por esta razón, los Parques de la Paz o parques transfronterizos on tratados en otro artículo dentro de Safari Park. Estos son, en sentido estricto, los Parques Nacionales sudafricanos:

  • Addo Elephant National Park
  • Agulhas National Park
  • Ai-Ais/Richtersveld Transfrontier Park
  • Augrabies Falls National Park
  • Bontebok National Park
  • Camdeboo National Park
  • Golden Gate Highlands National Park
  • Karoo National Park
  • Kgalagadi Transfrontier Park
  • Knysna National Lake Area
  • Kruger National Park
  • Mapungubwe National Park
  • Marakele National Park
  • Mokala National Park
  • Mountain Zebra National Park
  • Namaqua National Park
  • Table Mountain National Park
  • Tankwa Karoo National Park
  • Tsitsikamma National Park
  • West Coast National Park
  • Wilderness National Park

Otro tipo de Parques

En Sudáfrica hay que prestar atencion a los parques naturales privados. En algunos casos con una gran extensión, los parques privados sudafricanos son un verdadero punto para disfrutar de los atractivos que nos ofrece la naturaleza del país, y por lo tanto su visita es altamente recomendada.

Por supuesto, no os olvidéis de visitar los Parques de la Paz transfronterizos, cuya importancia sobrepasa los límites estatales; es sabido que los animales y las plantas no entienden de fronteras, por lo que su creación ha supuesto un gran paso para contemplar África.